MUNDIAL DE QATAR 2022

De Maradona 1986 a Messi 2022

Ya han pasado 36 años desde la última vez que Argentina dominó el Mundial, en México 1986, liderada por un futbolista único, para la eternidad, como Diego Armando Maradona, con el 10 a la espalda como Lionel Messi, igual de determinante, igual de líder que lo fue él ahora en Qatar 2022, a las puertas de la final por sus cinco goles y tres asistencias en seis encuentros, por los cinco tantos, incluido 'el gol del siglo', y cinco pases de su predecesor.

Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona EFE

Publicidad

Messi no había nacido aún cuando Maradona, a sus 25 años, marcaba la historia en México 1986, cuando capitaneaba al último equipo que propulsó a la cima mundial a la Albiceleste, cuando sus actuaciones y sus goles memorables traspasaron los límites imaginables, como aquel maravilloso tanto para siempre, el mejor de todos los tiempos, por cómo regateó, condujo y desbordó rivales frente a Inglaterra en los cuartos de final (2-1).

Tan líder como lo es ahora Messi en Qatar 2022, con la responsabilidad y la presión que asume con la naturalidad de un súper clase como él, cuya dimensión es enorme en un terreno de juego, como fue la de Maradona, dentro de los 1,70 centímetros de altura del jugador surgido en Rosario por los 1,67 de la leyenda nacida en Lanús; los dos zurdos, aunque su destreza con cualquiera de los dos pies es formidable. Los dos increíbles.

Los números describen la absoluta trascendencia de Maradona en todo lo que alcanzó entonces la Albiceleste. Sin él, nada habría sido posible. Ni siquiera en la fase de grupos, cuando, aparte de los tres pases de gol que dio a Jorge Valdano (2) y Óscar Ruggeri en el 3-1 a Corea del Sur u otro que entregó a Jorge Burruchaga en el 2-0 a Bulgaria, anotó el tanto del 1-1 frente a Italia con el que niveló el 0-1 de Alessandro Altobelli en la segunda jornada del grupo A para ser primera. De haber perdido, habría sido segunda. Imprescindible.

Como lo ha sido Messi para Argentina en la fase de grupos de Qatar 2022. Goleador insuficiente en la primera cita contra Arabia Saudí (1-2), desde el punto de penalti, la reacción de Argentina ha girado en torno a él, con el gol más clave de todos, cuando la presión y el miedo atenazaban al equipo, cuando el fracaso acechaba en cada instante, cuando el 0-0 contra México ya rebasada la hora de juego era un peso insoportable.

Cuando surgió, combinó y conectó un zurdazo ganador al borde del área que liberó a Argentina, la activó dentro de su grupo y, realmente, visto el desenlace del cuarteto, la clasificó. Sin esa victoria, la Albiceleste habría bordeado la eliminación. Después, también dio el 2-0 a Enzo Fernández, cuando era el minuto 87, cuando el triunfo ya era un hecho.

Lionel Messi
Lionel Messi | EFE I Juan Ignacio Roncoroni

El 71 por ciento de Maradona, el 66 por ciento de Messi

Pero, sobre todo, los dos han ido mucho más allá en las eliminatorias, cuando el margen de error no existe, cuando se necesitan de verdad a los mejores. A Maradona en México 1986. A Messi en Qatar 2022. El primero marcó cuatro goles y dio otro entre los octavos y la final; el segundo ha batido tres veces la portería contraria (dos de penalti) y ha dado dos asistencias desde el 2-1 de octavos frente a Australia al 3-0 de semifinales ante Croacia.

México 1986. Cuartos de final. Estadio Azteca. Superados los octavos de final, con un triunfo por 1-0 sobre Uruguay, con el gol de Pedro Pasculli, la siguiente ronda expone a Argentina, que gana al ritmo de Maradona, de la 'Mano de Dios' y del golazo más grande de la historia de los Mundiales, la conducción más portentosa de todos los tiempos. Los dos tantos para alcanzar las semifinales son suyos. Igual que lo serían los dos, también, para ir a la final.

Porque en las semifinales, ante Bélgica, Maradona acaparó de nuevo los dos goles, en los minutos 52 y 63, para proponer a Argentina ante el último paso. Ante el título. Lo da el 29 de junio de 1986 en el mismo estadio Azteca donde había asombrado aún más al mundo en cuartos. Argentina vence por 2-0, Alemania empata 2-2 y el astro da el pase que inicia la carrera de Jorge Burruchaga hacia la cima, cuando cruza la pelota ante Harald Schumacher. El 3-2.

Maradona participó en diez de los 14 goles de Argentina en México 1986 (el 71 por ciento) para transformarse en un hombre indispensable en cinco de los siete partidos del equipo a lo largo del Mundial, bien como pasador o como goleador, porque una acción suya abrió el marcador, monopolizó los tantos o decidió el resultado, mientras que Messi lo ha hecho, hasta ahora, a falta de la final, en ocho de doce (un 66 por ciento), pero con la misma condición determinante de su predecesor en las eliminatorias, con un gol en cada uno de los compromisos.

Ya marcó el gol que abrió el triunfo por 2-1 contra Australia en los octavos de final, sin el que la victoria al término de los 90 minutos ni el desarrollo del encuentro habría sido igual; dio el 1-0 a Nahuel Molina y logró el 2-0 de una pena máxima en el 2-2 contra Países Bajos en los cuartos de final, que llegó hasta los penaltis; y firmó el 1-0, también desde los once metros, y dio el 3-0 a Julián Álvarez en las semifinales del pasado martes frente a Croacia, aparte de participar en el contragolpe del 2-0 .

Maradona y Messi lo juegan todo

Qatar 2022 es el quinto Mundial de Messi, tras Alemania 2006, su debut con tan solo 18 años, a punto de cumplir los 19, a las órdenes de José Pekerman, eliminado en los cuartos de final; Sudáfrica 2010, con el mismo límite que el primero; Brasil 2014, cuando fue subcampeón, en su única final hasta ahora de este torneo; y Rusia 2018, doblegado en octavos por 4-3 por Francia, su rival ahora en el partido decisivo del domingo en Lusail. Lo ha jugado todo Messi, cada uno de los 570 minutos de su equipo.

Para Maradona, México 1986 era su segundo Mundial. Después de España 1982, cuando ya había disputado cinco encuentros en la competición en aquella edición, entró en juego cuatro años después para rebasar todas las expectativas, desde el primer encuentro hasta el último, con todos los minutos, los 630, en sus piernas, titular indiscutible, irreemplazable en todos los duelos, partido a partido a la final con su fútbol, su inspiración y su equipo.

Él era la diferencia en el conjunto que dirigía desde el banquillo Carlos Bilardo (al lado en el once titular de la final de Nery Pumpido; Óscar Ruggeri, José Brown, José Cuciuffo; Julio Olarticoechea, Ricardo Giusti, Sergio Batista, Héctor Enrique; Jorge Valdano y Jorge Burruchaga. Aparte de él, otros cinco no pasaban de los 25 años entonces), como lo es ahora Messi, que aspira a rememorar a Maradona en 1986.

Una crónica de Iñaki Dufour

Hablando en Plata » Estilo de vida

Publicidad