SEGÚN UN ESTUDIO

La importancia de las expectativas sociales en la soledad de los mayores

Un estudio relaciona la soledad en las personas mayores con las exceptivas en las relaciones sociales que tienen y no se terminan de cumplir.

Soledad en las personas mayores

Soledad en las personas mayores iStock

Publicidad

Aunque sentir soledad puede darse a cualquier edad y en cualquier momento de nuestra vida, es cierto que es un estado que es más acuciado en las personas mayores. Según la definición psicológica, la soledad es un sentimiento de discrepancia entre los niveles de relaciones deseados y los realmente alcanzados. El problema ocurre cuando esta soledad se convierte en un estado persistente y crónico ya que esto puede derivar en enfermedades más graves como la depresión, la demencia o el Alzheimer.

Los investigadores señalan que en un futuro habrá más individuos que se sientan solos y que afectará cada vez más a la población de más edad por lo que encontrar una solución para la soledad cronificada debería ser una prioridad para las Naciones Unidas. Para tratar de solventar las lagunas actuales en algunas teorías este estudio realizado por Samia C. Akhter-Khan, entre otros autores, trata de relacionar como las expectativas en las relaciones sociales pueden ser el mecanismo central de la soledad.

Hombre en soledad
Hombre en soledad | Pixabay

La autora afirma que ha habido pocas investigaciones que hayan explorado cómo el contexto sociocultural afecta a la manifestación de la soledad. La autora quiere eliminar esta brecha contextualizando este mecanismo central de la soledad dentro de los procesos del envejecimiento. Ilustrando cómo las expectativas de las relaciones sociales se sitúan en los factores contextuales de la edad. Algunos de estos factores pueden ser la vivienda (como instituciones o residencias) recursos económicos (altos o bajos) o cambios estructurales que causen algún desplazamiento (guerra, cambio climático) además también de los factores que acompañan ya de por sí al envejecimiento como puede ser la disminución de salud física, cambios en las expectativas culturales tras la jubilación, la discriminación por parte de otros entornos, etcétera.

Las circunstancias que van surgiendo al cumplirse más años como las limitaciones funcionales o el cambio o pérdida de roles tras una jubilación pueden cambiar las expectativas en los mayores y puede afectar a la salud a largo plazo. Se ha demostrado que cuando los mayores pueden ofrecer su ayuda o apoyo a los demás se ha asociado con un mayor bienestar y una menor soledad. Esto implica que los mayores esperan ciertas oportunidades que les permitan brindar y recibir apoyo según las circunstancias al resto de personas o individuos.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿El envejecimiento es una enfermedad? El debate que divide a los científicos

Hablando en Plata » Salud

Publicidad