COMBATE EL CALOR REPENTINO

Trucos para aliviar los sofocos de la menopausia

La menopausia puede convertirse en una gran pesadilla para muchas mujeres. Te contamos cómo puedes mitigar los sudores repentinos por la falta de ovulación y reducción en el nivel de hormonas.

Sofoco causado por la menopausia

Sofoco causado por la menopausia iStock

Publicidad

Somos muchas las mujeres que enfrentamos problemas hormonales a raíz de la regla, pero también son muchas las que padecen por la ausencia de la misma. Y es que cuando parecía que la visita mensual de la menstruación ya no iba a ser más un problema, aparece otro problema: la menopausia.

La falta de ovulación y el descenso de hormonas nos libra de las manchas de sangre, pero trae el síndrome del climaterio. Sofocos, bochornos o calor repentino, llámalo como prefieras, pero es una realidad que afecta a muchas mujeres en el mundo.

Una sensación de calor que te recorre, desde la cara, generalmente, hasta el pecho para luego extenderse por todo el cuerpo. Una sensación de ahogo en la que, aún siendo pleno invierno, te pondrías debajo de un ventilador para evitar seguir sudando.

Los sofocos pueden llegar en cualquier momento, viendo una serie, en el metro o incluso durmiendo y, si piensas que no hay nada que puedas hacer para mitigar sus efectos, sigue leyendo.

Si bien son muchas las mujeres que experimentan esto, la duración, frecuencia e intensidad de los sofocos varían mucho de una mujer a otra.

Algunos de los factores que influyen son: la predisposición genética, un Índice de Masa Corporal (IMC) muy alto, el estrés, la comida muy caliente o especiada, beber alcohol y café, fumar e incluso no hacer deporte.

Una vez teniendo esto en cuenta, una de las cosas que puedes hacer para mitigiar los efectos de la menopausia es reducir los factores mencionados anteriormente.

Si esto no es suficiente, te contamos otros 5 trucos que puedes seguir para no pasarlo tan mal cuando el calor te empiece a subir por el cuerpo.

1. La hidratación es vital. Beber dos litros de agua al día no es solo bueno en general para todo el mundo, sino que además ayuda a evitar los sofocos. Además, te recomendamos que cuando te empiece a subir el calor utilices una toalla fría y húmeda y te la pongas en el cuello, ayudará a bajar el calor y te refrescará.

2. Mantén un ritmo de vida activo. En general, los bochornos disminuyen en intensidad y frecuencia cuanto más saludables son los hábitos de la persona. Así, una buena forma de disminuir tu malestar puede ser salir a pasear una hora al día. Esto no solo te ayudará con la menopausia, sino que tendrá un impacto positivo directo en tu vida y tu cuerpo.

3. Ventilar las habitaciones. Sí, tal y como lees, abrir las ventanas, dejar correr el aire y bajar la temperatura de la habitación puede ayudar a combatir los sofocos. Es más, las habitaciones cerradas y los espacios cerrados como el metro contribuyen a aumentar la probabilidad de que aparezca un bochorno.

4. Toma alimentos con B12. La vitamina B12 es buena por muchas razones, pero sobre todo ayuda a tu cuerpo a mantener el buen funcionamiento de tu metabolismo y también del sistema nervioso. Puedes encontrar esta vitamina en suplementos, pero también en carnes magras, atún, almejas, sardinas y, en menor medida, en productos lácteos o derivados, entre otros.

5. Lleva varias capas de ropa. Así, podrás siempre regular tu temperatura de forma manual, pues se estima un incremento de la temperatura corporal entre 1 y 2 grados centígrados.

BONUS: Ventilador portátil de mano. Muchas mujeres optan por comprar un ventilador portátil con varias velocidades para darse aire en el rostro en el momento del calor súbito. Suelen ser baratos, funcionan cargándolos como un móvil y son muy fáciles de transportar.

Hablando en Plata » Salud

Publicidad