SALUD SEXUAL

Cómo cambian nuestros órganos sexuales con la edad

La edad trae consigo algunos cambios en nuestros órganos sexuales que modifican la manera en que vivimos nuestra sexualidad, y puede ser un problema si no sabemos cómo afrontarlos.

Relaciones sexuales

Relaciones sexuales iStock

Publicidad

estros cuerpos cambian con la edad y a medida que envejecemos lo vamos notando cada vez más. No sólo maduramos a nivel intelectual, también lo hacemos físicamente, y la sexualidad es una de las áreas que se ve más afectada con el paso de los años.

Nuestros órganos sexuales están diseñados para adaptarse al paso del tiempo y a la etapa vital en la que nos encontramos. Así, no somos los mismos fisiológicamente a los 25 que a los 60.

Mantener una vida sexual activa y satisfactoria, sin importar la edad, contribuye a una mayor calidad de vida y a una mayor sensación de plenitud vital, la cual puede ayudar a aumentar nuestra esperanza de vida.

Cambios en los órganos sexuales de las mujeres

En el caso de las mujeres, lo primero a tener en cuenta son los cambios naturales que se producen en sus órganos sexuales como la vagina, y el útero. Estos cambios pueden afectar a la calidad de vida de la persona si esta no tiene una idea de cómo afrontarlos.

Así, las paredes vaginales pierden elasticidad, la vagina se estrecha y el lubricante natural que se produce en el interior de la misma va disminuyendo a medida que se cumplen años.

Por ello, es indispensable incluir en los encuentros sexuales un lubricante a base de agua para favorecer la penetración vaginal, que de otra manera puede resultar incómoda o dolorosa.

Cambios en los órganos sexuales de los hombres

En los hombres el cambio más significativo es la impotencia sexual o disfunción eréctil, la cual dificulta la capacidad de lograr y mantener una erección.

Este cambio fisiológico, en caso de que comience a aparecer con frecuencia, es importante hablarlo con un médico para barajar opciones y, sobre todo, infundir tranquilidad.

Es normal experimentar cambios de este estilo y eso no debería transmitir temor o preocupación.

Otros cambios asociados a la edad

Es común que la causa de algunos problemas sexuales vaya de la mano con otro tipo de problemas físicos que vienen asociados con un aumento de la edad, como puede ser la artritis, el dolor crónico, la diabetes, enfermedades cardíacas, deterioro cognitivo o la ingesta de determinados medicamentos. Experimentar alguna de estas patologías puede dificultar el encuentro sexual.

Aunque haya ciertos impedimentos, si se tiene el deseo, la capacidad y las ganas de tener encuentros sexuales solo o con una pareja, la edad y los cambios físicos no deberían ser un impedimento para realizarlos.

Tener una vida sexual activa aumenta la actividad en áreas específicas del cerebro asociadas con la recompensa y libera hormonas muy beneficiosas como la oxitocina, conocida como la hormona del amor. Tener este tipo de actividad física nos ayuda a tener una vida más plena, larga y satisfactoria.

Hablando en Plata » Salud

Publicidad