TODAVÍA ESTÁS A TIEMPO

¿Existe una edad máxima para pedir una hipoteca?

Si vas a pedir un préstamo hipotecario si tienes cierta edad verás que tienes más dificultad que una persona más joven, ya que el factor esencial para que te lo concedan es la edad. A continuación, te explicamos hasta qué edad puedes solicitar una hipoteca y por cuánto tiempo.

Personas mayores e hipotecas

Personas mayores e hipotecas iStock

Publicidad

A la hora de pedir una hipoteca uno de los requisitos que el banco tiene en cuenta fundamentalmente es la edad, de hecho, es uno de los aspectos más importantes que revisa el banco antes de conceder el préstamo hipotecario. A continuación, te explicamos el porqué.

Una hipoteca es concebida como un compromiso a largo plazo, por lo que la edad es un factor muy importante a la hora de solicitar un préstamo, ya que deben amortizarse en cuotas repartidas durante varios años. Curiosamente, en España, no existe una ley que regule la edad máxima para pedir una hipoteca, sino que son los propios bancos quienes establecen los requisitos y uno de ellos es la edad.

La mayoría de las entidades bancarias en nuestro país, como Abanca, Bankinter, Caixabank e Ibercaja establecen que la edad máxima para devolver el préstamo es de 75 años, aunque algunos bancos como BBVA lo adelanta a 70 años y otros como Banco Santander lo retrasa hasta los 80 años.

Hay que calcular muy bien el dinero que tenemos antes de contratar una hipoteca.
Hay que calcular muy bien el dinero que tenemos antes de contratar una hipoteca. | Pixabay

De esta forma, podrás solicitar una hipoteca a los 45 años y pagarla durante un plazo de 30 años e incluso a los 60 años también puedes pedirla, pero tendrás que devolver el préstamo durante los próximos 15 años. Eso sí, debes tener en cuenta que la cuota mensual no será la misma. Por lo que siempre será más alta cuanto más tarde solicites el préstamo y sobre todo por el precio por el cual has comprado la vivienda. Aunque parezca un aspecto negativo, también tiene sus ventajas, ya que esto implica tener que pagar menos intereses.

En cualquier caso, la fecha de nacimiento y los plazos de pago no son los únicos aspectos que condicionan la concesión del préstamo hipotecario. Siempre las entidades tendrán en cuenta los ingresos del solicitante, por lo que estos deben ser estables y garantizar su solvencia para hacer frente a la deuda. Por esta razón, muchas veces los bancos deniegan los préstamos a pensionistas o jubilados.

Los ahorros también son importantes en el momento de solicitar una hipoteca, porque el banco solamente puede financiar un 80% del valor de la propiedad, el resto siempre debe asumirlo el comprador.

Si crees que te la van a rechazar, también puedes solicitar una hipoteca junto a tu pareja. Algunas entidades financieras fijan el plazo máximo en la persona más joven o en el que registra mayores ingresos, sin embargo, esta condición no se encuentra en todos los bancos.

Hablando en Plata » Economía

Publicidad