LA EDAD ES UN NÚMERO

Una inteligencia artificial predice la edad real de tu cerebro

Un estudio ha demostrado que, con una herramienta de inteligencia artificial, se puede medir el envejecimiento del cerebro para prevenir el riesgo de deterioro cognitivo y el Alzheimer. El modelo ha predicho con un error absoluto promedio de 2,3 años las edades reales de los participantes.

Mujer haciendo un crucigrama

Mujer haciendo un crucigrama iStock

Publicidad

Las personas envejecen a ritmos diferentes, ya sea físicamente o mentalmente. Muchas veces la gente dice como cumplido que alguien aparenta menos años de los que tiene y con el cerebro pasa igual.

Ahora, investigadores de la Universidad del Sur de California han desarrollado un modelo de inteligencia artificial que analiza resonancias magnéticas para calcular con precisión el deterioro cognitivo producido por enfermedades como el Alzheimer.

Sostienen así que averiguar la edad del cerebro de una persona es más útil para prevenir futuros problemas para la salud que atender simplemente a la fecha de su nacimiento.

Para ello, los expertos escogieron a 4.681 participantes sin ninguna dolencia cognitiva a los que se les realizó una resonancia magnética. La IA escaneó estas imágenes y elaboró patrones de envejecimiento específicos del sujeto, para luego comparar las edades cerebrales biológicas con las edades reales de los participantes.

Neuroimágenes de cerebros humanos
Neuroimágenes de cerebros humanos | Sinc

Así, a mayor diferencia entre los dos datos, más riesgo tendrían de desarrollar problemas cognitivos. Este modelo ha predicho con un error absoluto promedio de 2,3 años las edades reales de los participantes.

"La IA interpretable puede convertirse en una herramienta poderosa para evaluar el riesgo de alzhéimer y otras enfermedades neurocognitivas", aseguró Andrei Irimia, autor del estudio.

Los resultados desvelaron también que los hombres tienen un mayor riesgo de padecer Parkinson, pues presentan un mayor deterioro en la corteza motriz del cerebro.

"Una de las aplicaciones más importantes de nuestro trabajo es su potencial para allanar el camino para intervenciones personalizadas que aborden los patrones de envejecimiento únicos de cada individuo", explicó Irimia, quien profundizó en que "muchas personas estarían interesadas en conocer su verdadera edad".

"La información podría darnos pistas sobre diferentes cambios en el estilo de vida o intervenciones que una persona podría adoptar para mejorar su salud y bienestar general", señaló el experto.

Hablando en Plata » Salud

Publicidad