INVESTIGACIÓN

España y Tailandia buscan un tipo arroz apto para diabéticos y con resistencia climática

Uno de los alimentos con mayor índice glucémico y que más se restringe en una dieta para diabéticos es el arroz. Ahora un proyecto científico busca conseguir un arroz híbrido que sea apto para diabéticos.

España y Tailandia buscan un tipo arroz apto para diabéticos y con resistencia climática

España y Tailandia buscan un tipo arroz apto para diabéticos y con resistencia climáticaEFE

Publicidad

Un nuevo tipo de arroz híbrido apto para diabéticos, resistente al cambio climático y de alto rendimiento: este es el proyecto conjunto en el que se han embarcado España y Tailandia, que busca además una variedad que sea idónea tanto para el clima tropical como para el Mediterráneo español.

El científico jefe del proyecto Innovarice Thai, Apichart Vanavichit, indicó a EFE que el objetivo es lograr una variedad de arroz integral rico en nutrientes y bajo en índice glucémico, lo que tiene beneficios para las personas diabéticas o que sufran obesidad.

Con financiación pública de España y Tailandia, este proyecto nace de la colaboración entre el Centro de Ciencias del Arroz de la Universidad de Kasetsart en Tailandia y la cooperativa española Copsemar (Cooperativa de Productores de Semillas de Arroz).

El equipo tailandés comenzó a comienzos de diciembre la investigación para cruzar un tipo de arroz morado tailandés de la variedad índica (más largo) con arroz aportado por Copsemar de tipo japónica (más redondo).

"Conseguir un tipo de arroz morado más duro y también el efecto en la diabetes tipo 2 (...). Este es el objetivo", señaló el científico desde el Centro de Ciencias del Arroz de Kasetsart en Nakhon Pathom, una provincia colindante con Bangkok.

"Podemos decir que hay dos tribus de arroz: la índica es el arroz más largo y se consume en países como India, Birmania y Tailandia y la japónica en China, Corea y Japón. La variedad japónica se adaptó mejor al clima más frío de Europa", explicó el experto tailandés.

"El primer paso es el aspecto nutritivo. El segundo paso es que sea resistente al cambio climático. La gran amenaza ahora es el calentamiento global", precisó el profesor, que espera ver resultados en entre 3 y 5 años.

Copsemar, una cooperativa de semillas de arroz, indicó a EFE que el objetivo es la obtención de nuevas variedades más nutritivas y aptas para celíacos y prediabéticos y que el proyecto durará 3 años.

"El papel de Copsemar es buscar las mejores variedades donantes para cruzar con las variedades tailandesas de grano coloreado", dijo en un correo electrónico Luis Marqués Falcó, director de la cooperativa con sede en Valencia.

En este proyecto también colabora el Instituto de Ciencias y Tecnologías de la Alimentación y Nutrición (ICTAN), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

 Apichart Vanavichit, científico jefe tailandés del proyecto Innovarice Thai
Apichart Vanavichit, científico jefe tailandés del proyecto Innovarice Thai | EFE

¿Es apto para la paella?

Apichart, experto en genómica y fitomejoramiento, aseguró que el nuevo arroz híbrido será idóneo tanto para el clima tropical tailandés como el mediterráneo español, al tiempo que aseguró que se podrá usar en la paella a pesar de ser integral.

"Se puede (usar para hacer paella). Aunque tendrán que adaptar la preparación un poco porque el color del arroz morado es más fuerte", aseveró el científico tailandés.

Sin embargo, un tipo de grano integral se adapta difícilmente a la paella.

El futuro arroz híbrido tendrá las ventajas nutritivas del arroz morado o integral, pero será algo más duro, y podrá cultivarse de manera orgánica.

Las variedades de japónica e índica no se cruzan de forma natural, así que el equipo de Kasetsart usa técnicas de laboratorio para conseguir la hibridación, aunque no se trata de una modificación genética del arroz.

Apichart subrayó que la financiación pública es muy importante, ya que permite que se pongan en marcha este tipo de proyectos de cooperación y facilitará su comercialización en el futuro.

Este proyecto se enmarca dentro de la cooperación entre el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Gobierno español y el Programa de Unidad de Gestión para la Competitividad tailandés (PMUC, en sus siglas en inglés).

A finales de noviembre, ambos organismos firmaron un plan de cooperación en investigación y desarrollo para proyectos en el sector agroalimentario, las energías renovables y el turismo, entre otros ámbitos.

Hablando en Plata» Salud

Publicidad